a Ludy

recuerdo sus jeans baratos y ajustados ....sus blusas simples  
rosadas-blancas y estrechas
......recuerdo su revista rosa  
su bolsita cusqueña cruzada como una metralleta de lana  
recuerdo sus camisetas de hawái sus polos de mickey mouse  
recuerdo las ganas con que miraba a los chicos guapos blanquitos  
de la vanguardia
....al cabello largo y ondulado de José  
a los católicos impecables en la mente  
a los delgaditos de bondad como una bandera  
al john lennon de la mitad de sus narices  
cómo los amaba y también cómo los odiaba  
ella que deliberadamente se inició en el aprendizaje  
anarquista de la disección
.. -a veces dispuesta  
a demoler sus sombras-
..cómo se miraba 
y cómo me miraba  
y cómo expectorando la mitad de su cuerpo  
un paraíso negado a la desnudez 
aparcó en los insondables desiertos de Lima  
la recuerdo un día que el tráfico rural de un camión  
la dejó sola en el mundo isleño de los vegetales 
el zarro azul y bautismal del afilador de cuerdas 
salpicando en el vello púbico de sus palmas  
en la ciudad hipnótica

y la soñé hipnótica habitando una ciudad de cuerdas  
no te acerques a ella  
no le digas-no le cuentes-no la toques 
................. ..la música era la misma  
desmenuza todo menos su odio  
todo menos eso que nos separa  
incinera su amor
...que le quede algo que rebanar  
que diga que piensa en sí y que tema 
cuando se suelte el cabello y una nota acerada desde el fondo 
maxilar de su cuello crezca como un bozal en su piel  
y se vea acholada
...achorada...aniñada  
estúpida
...escuchando a ese metiche  
a ese designado por la dirección general del partido  
a esa multitud que nos separa.
 

 

 

Nací en Lima (1966), Perú, soy poeta y activista. Estudié en las escuelas de Comunicación Social y Literatura de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Derecho en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Realicé estudios de posgrado en la Universidad de Helsinki en la especialidad de Derecho Internacional. Formo parte del Programa de Estudios sobre Democracia y Transformación Global de la Unidad de Posgrado de la Facultad de CCSS de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.


Publiqué los poemarios, Abajo sobre el cielo (Nido de Cuervos, Lima 1999), Animal del camino es mi segundo poemario (El Santo Oficio, Lima 2001) y Ludy D (Ediciones Flora Tristán, Lima 2006). Soy coautora junto con la videoartista Karen Bernedo del disco Poéticas visuales de la resistencia, recopilación de videopoesía peruana (Lima, 2007) y de la antología de poesía escrita por mujeres sobre violencia política Memorias in Santas (Lima, 2007).

http://www.roxanacrisologo.com/

1

 

 

 

1

 
 
 

 


Hay días que no tolero más ruido que el de las construcciones  
y el café no endulza no hay nada que endulce este café 
y quisiera ser la virgen que adorna el vello crepuscular  
de un acolchonado cuadro  
llamarme rosa rosita 
tener el cabello largo y los pies pequeñitos y rosados  
como los de una conocida muñeca  
y llevarle a los muchachos de la construcción 
tapers limpios de comida 
papas sancochadas con pollo 
  
mi buena sazón que venderé 
y revenderé 
con sendos cerros de arroz 
lechuga agria y ají 
de algo me servirá ser acomedida o liviana 
sudar 
atados de ropa limpia y una toalla  
por si la transpiración 
  
y luego pensar en los acabados del edificio 
como terminaré yo 
muros sellados y cielos falsos en placa de yeso 
donde terminaré yo 
soldaduras anclajes fijaciones de plástico 
dónde anclaré 
me desfondaré  
y terminaré yo 
 
y nada de prevención y mantenimiento 
de martillos taladros patologías y formas 
que hincan su cabeza de movediza serpiente 
y me invitan a rodar 
  
sentirme en la erosión de esta tierra de dompapelan el ruido de un enceguecido tránsito 
de aves guaneras como el dolor  
de alguna primera vez

  

 

 

 

 

 

 

 

 


 


 

N.N.
-asustado maltrecho
todas las señales le apuntan-
¿qué pasaje llevo en los bolsillos? sin tapa sin
pasaporte la gente se pregunta por mí
los libros se preguntan por mí
dejé mi rúbrica como el perfil los grandes
hombres que pasaron desapercibidos
hasta el día de su muerte
una muerte cruel de brazos
cruzados
el sueño es un cuaderno sin anotaciones reales
y mi vida puede ser vista desde las dos caras
de la moneda una es el brillo del sol
pero no es el sol realmente nunca fue el sol
como todos creyeron el sol -habría que preguntarse
con los ojos cerrados- nunca hubo tal respuesta
sigo recibiendo rayos esclavo dueño de no sé qué
poderes divinos me viene por el lado materno
tanto orgullo tanto orgullo
¿quién dice que lo perdí todo?

En 1994 -Lima- la soledad es un aeropuerto inmenso
y los turistas buscan lo alto de las postales
para comunicarse con sus seres queridos
y las azafatas escrutan cierto color achinado
entre mis sábanas de sonrisa
hojeo mi rostro
-tarea ineludible- surcando arruga calle por calle
cada país.

cabezas gachas

cabezas negras y apuradas

soledad de asfalto    como la mía

    cabezas peruanas    fósiles

emergiendo de costales de baratijas

medias chinas y baterías coreanas

que los rótulos fantasmales de los grandes teatros

convertían en incontenibles llamaradas de gente

 

pensé que los había dejado reposando

en las barracas eternas de la desmemoria  

 

a las matronas sin trenzas

repartiendo churros a peso devaluado

bajo la luz hosca de los negocios de comida  

a los maniquíes sin mirada

vendiendo tarjetas postales para llamar al perú  

a los bolivianos encogidos en poltronas de tocuyo

escuchando radio con la indiferencia

de los mismos maniquíes que una cuadra atrás

me invitaban a detenerme en un hueco oscuro

regentado por un judío agazapado

en un mostrador con olor a tela

 

    mientras que desde otra mirada

una muchacha abre un cartapacio

de cuentas y una multitud húmeda

     culebreándose entre mis pies

trasforma sus ojos en gracias indiferentes

que devuelvo por sobre el hombro

      en un desdeñoso rehacer   

ir y venir    partir y regresar

            sin palabras

...................................