11

 
 

 

 

 

 

 

 

 


MONTSERRAT

 

A veces en sueños recorro la plaza.

Surgen de las sombras amantes poetas,

susurran al verme, me llaman princesa.

El duende observa...

¿Qué pasa mi duende soy una princesa?

El alma como los poetas no los encarniza

el mundo, ni vagan indolentes en la tierra.

Son sólo recuerdos que van repartiendo

matizados pétalos que se balancean.

El viento enmaraña mullidas hamacas

en los altos tallos de la enredadera.

Estos hombrecitos son tan diferentes,

un poco ovoide de un metro cincuenta...

Silenciosamente van abriendo huellas

advirtiendo al mundo que ese carro

de basura espesa que todos llevamos es

parte de nuestras miserias.

No permitas a ningún humano descargar

despojos sobre tu conciencia.

Resiste, abarca el amor regresa a tus

elevados pájaros azules...

Llueve en la plaza...

la noche se nutre de sueños,

los poetas pintan palabras...

El duende silenciosamente guarda los

secretos en la antigua ánfora.

Amanece... la brisa acaricia las hojas; que

hacen remolinos entre la espesura.

El otoño apura la escasez del tiempo.

Ya pronto despuntan

las rosas rosadas...

 

 


CUANDO NO

En este parir sumiso,

melancólico...

El eco de la espera

en el recuerdo.

Simbólico, preciso

año tras año la

primavera llega.

La vejez no espera.

 

En un futuro sin rosas

mis inútiles poemas

desvarían...

Desorientado el amor

se refugia en el

hueco sutil donde

pernoctan las

Sombras...

 

 

 

Nilda Pigazzini es argentina. Ciudadana notable de la Plazoleta Montserrat. Poeta y compositora. Dirige el grupo "El duende la luna y yo".

www.elduendelalunayyo.blogspot.com

www.nildapigazzini.blogspot.com

ESENCIA

 

Éramos dos niños

sorprendidos,

tal vez enajenados

los pocos años

tu despertar

y mi sonrisa

entre las

sábanas blancas

 

lo besé tanto...

 

después... el tiempo

compromisos,

desengaños.

 

El amor, criatura virginal

amaneció a mi

lado...