11

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUEVA YORK 

Lloverá y el río Hudson 
inundará los pies de las estudiantes con minifalda 
 
Yo estaré en medio de los puentes

enhebrada en las rejas 
que sólo el aire consiga respirar 
Lloverá y mis pies casi descalzos de la lluvia 
correrán hacia la otra luz y el otro límite 
Lloverá estoy segura 
lloverá con otra música 
no como ayer siempre llueve 
lloverá como alguna vez en los sueños 
como llueve cuando se olvida 
como llueve cuando se espera que algo vaya a nacer 
 
Lloverá sobre el río Hudson 
lloverá sobre los ojos de los transeúntes 
sobre esa bolsa de papel 
sobre el cuerpo amarillo y echado a morir 
sobre los muebles amontonados en las calles 
sobre los obesos su comida fría los perros con correa 
 
Tal vez llueva por una vez sobre el agua 
con la delicadeza del agua sobre el agua 
y exactamente así 
habremos de reconocer nuestra ternura.
 
 

Del libro Muchacho de Tribeca. Nueva York, 2006. 

 

 

COMO UNA PLUMA

“Pide bueyes que le arranquen el corazón     
mientras revuelve los infiernos” 
 
“tristumbre” 
 
Juan Gelman
 
 

Infierno:

 
diálogo de la conciencia 
tristumbre 
calles de mentira 
que 
además 
no van a ningún puerto 
 
taxis-abeja 
que nos dejan 
como en una letanía 
 
miedo que abraza el miedo 
de otro miedo mayor 
 
perros ladrando adentro 
 
columpios rotos de un lado 
sentirse perdido roto 
de un lado 
 
otra baja de amor 
tú que no llegabas 
y ahora 
si te vas 
romperé todas las puertas 
 
la casa donde no quisimos estar 
aquel inconfesable 
que nos humilla 
lo inevitable 
cruel 
como la jaula de un pájaro 
lo que no me atrevo a decir 
la decepción que callo 
 
los ojos de un niño 
apoyados en la muerte 
 
la desconfianza 
la inseguridad 
a borbotones 
papá destruido lloraba 
de camino hacia la playa 
 
todos los grifos de la mala suerte 
abiertos a un ritmo imparable 
 
todos los despertadores 
chirriando al mismo tiempo 
 
el peligro a ambos lados de mi mano 
la compañía que robustece mi soledad 
 
la palabra gente 
dormida 
la gente confundiendo 
televisión con astros 
 
rota la unidad 
una broma 
pensar que tiene que ser una broma 
porque tanta sombra es imposible 
 
la palabra esclavizada 
la distancia 
la cama que compartimos 
con nausea 
el asco 
 
aquella perversidad

con que nos dibujaron 
la primera mano sobre la cara 
 
el ogro 
el odio que es uno mismo 
el suicidio 
el deseo de matar 
boicotear 
al ser querido 
 
el sueño 
en el que nos persiguen 
y no podemos correr 
 
la huída 
la desvalentía 
el coágulo de sangre 
 
los ismos 
la crítica 
los hospitales 
el hambre

 
los homenajes 
la extinción 
el fracaso 
la bolsa de este cuerpo 
 
El infierno 
se enciende y se apaga 
aquí 
su ritmo parece imposible 
se eleva y cae 
como una pluma.
 
 

Del Libro Paisajes del Infierno, Salamanca, 2002. 

 

 



                                      

EL DESEO 

El deseo es una esquina del cuerpo 

Ella no puede dejar de pasar por allí una y otra vez 
regocijando el vacío que transcurre entre ese recorrido y todo lo demás 
 
Lo que la separa de ese acceso 
la obliga a retomar infinitamente 
la elipse de lo que se cuenta a sí misma 
el nudo de contradicciones 
 
Imposible no acceder
 

Así en la vida como en el poema el límite alarga el apetito. 
 
 

De Libro del deseo, Buenos Aires, 2003. 

 

 

 

Sonia Betancort Santos nació en S/C de Tenerife a la una de la mañana del seis de mayo de 1977. En el 95 se compró unas alpargatas voladoras y decidió ir a Salamanca donde estudió Humanidades, Estudios Latinoamericanos, Lenguas y culturas de India e Irán y Literatura Hispanoamericana, doctorado para el cual está inventando su tesis: “La huella de Oriente en la obra de Borges". En Salamanca conoció a un grupo de yoguis, equilibristas y poetas, con los que compartió cinco años en la Tertulia Literaria Atril, para cuya editorial y revista publicó en diversas obras. Desde el año 2001 se dejó seducir fácilmente por la aventura de vivir entre España y Buenos Aires, allí es gestora cultural y educativa de la Fundación General de la Universidad de Salamanca. En el año 2005 fue finalista del Certamen de Poesía “Vicente Presa”. Algunos de sus libros son: Intima Exigencia, Colección Gárgola de poesía, Salamanca, Ed. Atril, 2000; Palabras de Paso. Antología de poetas en Salamanca, Salamanca, Ed. Víctor Jara y Junta de Castilla y León, 2001; Paisajes del infierno, Salamanca, Junta de Castilla y León y Atril, 2002; La poesía que viene, Salamanca, Instituto Fray Luis de León, 2002; Libro del deseo, Buenos Aires, 2003; Muchacho de Tribeca, Nueva York, 2006.

 

LA MUJER Y EL CUBISMO 
 

No sé si la mirada entra en algo 
o sale de algo de más allá 
 
pero se acerca como el rojo 
y en mis ojos veo a esa otra mujer 
cuyo cuerpo imita un cuadro 
 
el blanco de su cuello 
domina el huevo del asombro 
su savia dibuja 
los trazos de un árbol 
por donde pasan mi hijos 
 
esta mujer no se pierde 
ni la asalta el ladrón ni la hieren 
su raíz modifica los límites 
su tesoro invierte 
una oración que se evapora 
esta mujer desnuda 
rememora un juego de dados 
el álgebra de un ajedrez 
 
su cuerpo cabe en un rectángulo de agua 
su cuerpo contiene pájaros 
que vuelan más allá de lo que contiene 
su cuerpo es un contenedor de cristal 
una carroza un coral un montoncito de arena 
 
esta mujer duerme 
fugaz la noche pinta sus lunares 
esta mujer 
cabe toda la tierra en su mirada 
todo el licor en el resplandor de su boca 
todos los puntos de vista 
toda la imploración todo el demonio 
todo el deseo de lo que se escapa 
toda la madre el infinito fue de ella 
esta mujer 
es un homenaje a Picasso
 
 

De Libro del deseo, Buenos Aires, 2003.