11

 
 

 

 

 

 

 

 

 

DESCONOCIDOS

Cuando volví a ver a Valentín después del verano, me enteré de que se había casado.

-Enhorabuena, ¿y qué?

-¡pues bien!

-no lo sabía, bromeé, espero que no tengas que arrepentirte.

-¿por qué iba a arrepentirme?

-perdona.

-¡no importa! Es normal que lo digas.

-¿por qué?

-eres soltero 

Enmudecí. En ese punto la carretera se complica, con curvas y badenes, así que me concentré en la conducción.

-¿no te has molestado, verdad?

-¡qué va!

-Valentina es estupenda, ya la conocerás. Empezó a ponderar a su mujer. De creerlo, ésta rallaba la perfección.

-me alegro mucho por ti.

-claro que no todo lo que reluce es oro.

Contuve la respiración.

-¡pero somos felices!

Y de súbito empezó a hablar como un enamorado. Al fin se acabaron las curvas y pude acelerar a fondo. Ya se veía Granada allá, sepultada por el smog.

-a ver cuando quedamos.

-sí, mañana pongo yo el coche, rumió.

Y salió como si bajase de un taxi.

Arranqué a toda velocidad, y me salté el semáforo. La calle se agrisaba en el atardecer idéntico a todos, llena de desconocidos.

 

Carlos Almira Picazo nació en Castellón, España, hace 42 años. Se doctoró en Historia por la Universidad de Granada. Y se dedicó sobre todo, a vivir de sus clases y a escribir: ensayos, novelas, cuentos y poesía. Así lleva desde mediados de los años ochenta.

Hasta la fecha ha publicado: en papel, un ensayo sobre la Dictadura del general Franco (editorial Comares, Granada, 1997); una novela heterodoxa sobre la vida y muerte Jesús de Nazaret (editorial Entrelíneas, Madrid 2005); y en internet, una novela sobre el posible futuro de un país de América latina, imaginario, (revista Prometheus mdq, nº 22 abril de 2007). En la actualidad trabaja en una colección de cuentos y en una novela histórica sobre la antigua Roma.

 

carlosylola@gmail.com